Somos Humanistas Laicos.

Los jóvenes radicales creemos en el hombre y la mujer, bajo una visión integradora de sus valores, principalmente en su libertad, y capacidad de autodeterminarse.

La Juventud Radical cree en la importancia y contribución de las personas en los procesos de organización, desarrollo y progreso de la sociedad.

Por esto, defendemos la libertad en todas sus dimensiones y rechazamos las influencias provenientes de dogmas religiosos y morales, especialmente cuando estas se manifiestan dentro de lo público, en detrimento de las opciones individuales. Lo anterior significa que creemos en un Estado Laico, entendiéndose por este, el que asume la defensa de la autonomía de la sociedad y de las actividades humanas en el pensamiento y en la emisión de juicios, impidiendo que factores externos afecten las finalidades o intereses que las propias actividades del hombre o sus organizaciones han adoptado en función de sí mismas.

Para el respeto de las libertades individuales creemos esenciales los principios de tolerancia y fraternidad.

Entendemos la tolerancia como el principio y actitud activa a favor de la defensa de las creencias de los demás, en todas aquellas materias en las cuales no pueda aseverarse fundadamente, ser poseedor de una verdad indesmentible, es decir, poner énfasis en el reconocimiento y respeto de las ideas de los demás, no obstante, el desarrollo y fortalecimiento de las propias creencias.

Entendemos la fraternidad como el eje orientador de una sociedad con armonía en la convivencia social.

.

Somos Socialistas.

Los jóvenes radicales soñamos con una sociedad donde la igualdad política y económica sean efectivas, con equidad, solidaridad y justicia social, que cuente con un Estado depositario y propiciador de iniciativas que persigan asegurar a todos los integrantes de la República, sus derechos fundamentales. Un Estado moderno, dinámico, garantista, participativo y regulador, por sobre todo en vías de proteger a los sectores mas desvalidos y marginados de la población.

Reconocemos la existencia de una economía que confluya en el desarrollo social, la economía para la JR tiene por si misma una función social.

Que sea el Estado el que garantice los medios y servicios básicos a la población, para la cual los más beneficiados sean los más desposeídos. Creemos además en un sistema mixto económico y en la participación de privados en esta área. Esto solamente dado a través de una planificación del Estado, que considere la indicación, orientación, regulación y fiscalización de la producción pública y privada. La intervención del privado debe de ser entendida siempre que los intereses particulares no contraríen los intereses generales de la ciudadanía, resulta saludable entonces un control efectivo del cumplimiento de esta condición realizada por parte del aparato público.

El Estado es el que debe garantizar a su sociedad una justa distribución del Ingreso y por sobre todo de la riqueza, con esto el desarrollo económico resulta mas comprensible e integrador. Los jóvenes radicales anhelan con esta premisa el aumento del bienestar y una justa participación de todos en el producto económico nacional, descartando de plano las concentraciones económicas.

.

Somos Demócratas.

Entendemos que la democracia es el sistema que debe utilizarse para la configuración social, siendo la democracia efectiva el sistema político en que la soberanía reside en el pueblo, en que predomina la voluntad de las mayorías ciudadanas y que es constantemente ejercitada a través de elecciones periódicas, libres, secretas e informadas. Esta democracia se desarrolla de manera directa y participativa, con el aporte real de las minorías. Es una forma de vida ligada al diálogo, a la rectitud cívica, al respeto del Estado de Derecho y a la defensa los derechos fundamentales.

Incorporando nuevas formas de representación, innovadoras formas de diálogo entre el Estado y la sociedad civil organizada e incluyendo mecanismos de la democracia semi-directa como las consultas ciudadanas vinculantes para gobernantes y legisladores.

El Socialismo Democrático, como todo socialismo es opositor de las ideas capitalista, propugna un régimen social, económico y político fundamentado en el efectivo ejercicio del poder por el pueblo y en el control democrático del aparato estatal, e inspirado en los principios fecundantes de nuestro pensamiento, como lo son la libertad, la igualdad, la participación, la solidaridad y la justicia.

El pluralismo es la característica esencial del sistema democrático Los jóvenes radicales vemos en el pluralismo político, el elemento que le entrega salud y fortaleza a la democracia, promoviendo además que será la tolerancia la que permitirá la coexistencia de diferentes concepciones de la sociedad.

Consideramos la necesidad de obtener una democracia participativa. La estructuración política promovida por el radicalismo, destaca la importancia de la participación de todos los sectores de la nación. Es por ello que los jóvenes radicales no aceptamos gobiernos y regimenes políticos centrados en una visión totalitaristas, sean de derecha o de izquierda, es así que el desarrollo de nuestro pueblo solamente se alcanzará en un ideal democrático.

Esta concepción de participación política democrática, necesariamente se tiene que dar bajo la instauración y defensa permanente de las libertades del hombre.

Nos definimos como progresistas, entendiendo esto por esto, una actitud permanente de apertura a los cambios y nuevos desafíos que significa la evolución social, por que somos concientes de las nuevas necesidades sociales sin anteponer a estas una mirada conservadora y poco tolerante con la evolución humana.